1.     ¿Está seguro de que su marca está cumpliendo la promesa que ofrece? 

En el momento en el que una marca deja de cumplir con los beneficios que dice aportar, la reputación de la misma empieza a decaer. Esto genera que el mercado objetivo deje de considerar la marca como una opción para resolver sus necesidades, y volver a levantar la imagen de ésta no resulta una tarea fácil. ¡Defina su promesa y asúmala!

2.     ¿Su modelo de negocio y la estrategia de la compañía están alineados con el desarrollo estratégico de la marca? 

La marca debe estar SIEMPRE alineada con el modelo de negocio y la estrategia general de la compañía. La carencia de esta alineación transforma la imagen tanto de la marca como de la empresa en una inconsistencia, generando así desconfianza en los segmentos de mercado seleccionados.

3.     ¿Está tratando de complacer a todo el mundo, perdiendo así la razón de ser de su marca? 

El que mucho abarca poco aprieta. Defina con claridad a quién quiere atender y entienda que no todos los segmentos presentan una necesidad de la misma manera, por lo que su promesa no puede satisfacer a todo el mundo.

4.     ¿Está usted tratando de igualar a sus competidores en lugar de trazar nuevos caminos? 

Sea realista y no entre a competir con los peces grandes en categorías de mercado que ya están totalmente saturadas. Por el contrario, cree su propia categoría, libre de competidores poderosos, y posiciónese como la primera opción que alivia un “dolor” específico.

5.     ¿Conoce toda la compañía el porqué de la marca? 

Todos y cada uno de los colaboradores de su empresa deben entender con claridad cuál es el propósito de la marca, que quiere transmitir, que promete y que valor le trae a sus clientes. De lo contrario, la empresa no funcionará armónicamente y los objetivos que se propongan serán muy difíciles de alcanzar.

6.     ¿Hay alguien en la empresa que se responsabilice de la marca? 

Una marca necesita mantenerse activa. Tiene que evolucionar, tiene que crecer, tiene que ser alimentada, tiene que innovar, tiene que adaptarse, de lo contrario, muere. Es necesaria la existencia de una persona o equipo que estén alimentando la marca para mantenerla viva.

7.     ¿Usted considera que la marca se limita únicamente a un logotipo y un nombre? 

Hay que entender que una marca NO se limita a un logotipo. Una marca es un conjunto de sinergias que hace posible el funcionamiento de una empresa y la entrega de una promesa de valor. El desarrollo de marca debe abarcar desde el nombre y el logotipo hasta la cultura y los valores de una compañía. No abandone ningún elemento.

8.     ¿Entiende su marca cual es el “dolor” y cuales son las motivaciones de su audiencia objetivo?

Si usted no identifica el “dolor” de su mercado objetivo, nunca va a lograr relacionarse con él ni tampoco será capaz de entregarle una promesa de valor relevante. Detrás de cada acción existe una motivación, y si usted quiere hacer de su marca una relevante, usted tiene que adentrarse en las razones que impulsan a su consumidor a tomar una u otra decisión. Estúdielo, entiéndalo, analícelo y sobre todo, satisfágalo.

9.     ¿Cambian frecuentemente el posicionamiento y los mensajes de su marca?

Defina y tenga siempre presente qué hace su marca, a quién atiende y qué necesidad esta satisfaciendo. Manténgase en los campos establecidos. Al momento en el que usted decide re-orientar cualquiera de los puntos anteriores, lo único que logra es confundir al consumidor ya que éste no logrará nunca asociarlo con una promesa específica. A veces es necesario realizar esta tarea de re-posicionamiento, pero tenga cuidado, esto no puede pasar cada tres meses.

10.  ¿Está destinando mucho dinero a la promoción de la marca sin haber realizado una construcción coherente de la misma?

Desarrollar una marca no es un proceso únicamente económico, y ademas requiere bastante tiempo y dedicación. Los resultados no son inmediatos, y se debe entender cómo una inversión a largo plazo. No se confunda, una cosa es la publicidad que usted le hace a su marca, otra muy distinta es hacer su marca. No combine estos dos presupuestos, ambos puntos son igual de valiosos.

Después de esta reflexión creemos que el resultado de su gestión de marca se verá directamente reflejado en cada una de sus respuestas a las preguntas anotadas arriba. Recuerde que nunca es tarde para diseñar una estrategia de branding que diferencie a su marca y la posicione en el lugar favorito de sus audiencias.

Foto: Masaaki Komori en Unsplash

Topics: Branding

Recommended Posts