EL VALOR DE SU MARCA

¿Cuánto vale su empresa?

¿Tiene una marca que le agrega valor?

Si por alguna razón decidiera usted retirarse, cambiar de actividad o simplemente saber por cuánto dinero podría vender su compañía en este momento, ¿qué suma pediría por ella? ¿Su marca es reconocida y aumenta la percepción positiva de su empresa?

Antiguamente, el primer elemento de juicio para valorar una empresa era la suma de sus activos físicos, tales como planta, maquinaria e instalaciones, menos su respectiva depreciación, más el valor de su cartera, menos su pasivo social y financiero. ¿Tanto trabajar toda una vida, para al final vender una maquinaria y unas instalaciones depreciadas?

Un negociante inteligente trataría entonces de mostrar las posibles utilidades de la empresa en el futuro, calculadas con base en sus estadísticas de ventas y en la proyección de sus estados financieros en el corto y mediano plazo. Hasta hace un par de décadas, hubiera podido pedir de diez a quince veces el valor de sus ganancias anuales esperadas.

Pero hoy, el viejo concepto del “good-will”, la prima por el “local bien ubicado”, sorprendentemente se han transformado en el VALOR DE SU MARCA. ¿Cuánto vale actualmente en el mercado la marca Coca Cola, Google, Wall Mart o Apple? Por una marca bien reconocida y posicionada se pueden pedir y obtener todos los millones de dólares que se deseen.

Este moderno fenómeno social, económico y psicológico, ha llevado a los investigadores y a los especialistas en BRANDING a poner a disposición de los hombres de negocios una serie de herramientas que les permitan desarrollar su marca, reflejada en una identidad que despierte lealtad en el mercado, multiplicando así en forma insospechada el valor real de sus empresas. Una de las principales tareas del ejecutivo moderno es generar valor para su empresa y ese valor lo logra mediante el desarrollo de su activo estratégico más importante: su MARCA.

No se trata de hacer publicidad al azar ni de diseñar un logo o una página web bien presentada. Estas son herramientas importantes, pero vienen después de tener una estrategia y unos objetivos claros.

Lo primero es definir sin lugar a dudas cuál es su modelo de negocio y luego alinear su estrategia de Desarrollo de Marca con ese modelo. Tener claro el modelo de negocio significa contestar a ciertas preguntas como el QUÉ, el QUIÉN, y el CÓMO. Muchas veces no nos hacemos estas preguntas pues sus respuestas nos parecen obvias, pero es sorprendente el porcentaje tan alto de nuestros empleados, inclusive en posiciones importantes, que trabajan sin tener un derrotero claro porque las desconocen.

¿QUÉ?

¿Qué es lo que vendo? ¿Qué producto o servicio es el que ofrezco realmente? Puede ocurrir que lo que vendo no sea café, sino un sitio agradable donde compartir socialmente. ¿Lo reconoce la gente por su marca?

¿QUIÉN?

¿Quién es mi cliente? ¿A qué sector del mercado estoy apuntando? ¿Quién es mi NO-Cliente y por qué no lo es?

¿CÓMO?

¿Cómo estoy entregando mi producto o servicio? ¿Cuál es la experiencia de marca de mis clientes? ¿Cómo es la comunicación con ellos y cómo perciben mi marca?

Finalmente hay que contestar a la pregunta de qué actividades y qué activos son CLAVE para entregar en forma satisfactoria para el cliente el bien o servicio que su marca le ha prometido.
Cuando usted y su equipo de colaboradores puedan contestar en forma clara a estas preguntas, su empresa estará lista para empezar a trabajar en una estrategia de desarrollo de marca alineada con la estructura y el modelo de su negocio.

Esa estrategia le permitirá entonces diseñar un sistema de comunicaciones caracterizado por una identidad visual efectiva e integrada con todos y cada uno de los puntos de contacto del mundo en el que se mueve su empresa, llámense canales de distribución, sitios de venta, página web, empaques, papelería, call centers, proveedores y obviamente, su propio capital humano.

En este mundo actual de los negocios, los clientes tienen muchas fuentes de información y se hacen preguntas inteligentes, hablan entre sí, consultan la Internet y obtienen referencias. Desarrollar una estrategia de marca alineada con su modelo de negocio, significa construir una comunidad en la cual su marca sea claramente reconocida. Significa generar lealtad entre sus clientes.

Ni más ni menos, significa que ellos reconozcan su marca, hablen bien de ella y la defiendan.

Topics: Branding